Son muchas las ocasiones en las que se construyen edificios sin tener en cuenta el mantenimiento posterior de los mismos, por eso, en inumerables ocasiones la limpieza de una cristalera puede resultar un duro trabajo dependiendo de la ubicación de las mismas. Bóbedas en cubiertas, cristaleras en zonas altas, cristaleras fijas interiores o exteriores  y un sinfín de situaciones requieren la actuación de un equipo especializado en trabajos verticales.

      Combinando técnicas y materiales de escalada adaptados y preparados para que sean utilizados en el ámbito laboral, habiendo pasado todos estos materiales todas las inspecciones y ensayos exigibles por industria, todos nuestros operarios son capaces de acceder a casi cualquier sitio estando siempre  asegurados con los equipos más innovadores.